La educación tiene potencial para cambiar el futuro

Por Julia Phelps, Directora de Rotary International y socia del Club Rotario de Malden (EE.UU.), sirvió como la subcomisionada del Centro para Currículo e Instrucción del Estado de Massachusetts (EE.UU)

151215_philippine_vtt

Directora Phelps visitando un salón escolar en la Filipinas. El maestro de la clase participó en el equipo de capacitación profesional de 2013.

En mayo de 2013, cuatro profesores de ciencias filipinos se preparaban para regresar a sus hogares tras visitar Estados Unidos como integrantes de un equipo de capacitación profesional. Ellos acababan de completar 30 días en los que aprendieron técnicas pedagógicas en escuelas, visitaron museos de ciencias, se reunieron con políticos y realizaron presentaciones ante clubes rotarios de Massachusetts y New Hampshire.

Era un momento emotivo para todos nosotros ya que juntos habíamos aprendido mucho más que estrategias para la enseñanza de las ciencias. Aprendimos que, independientemente de nuestro país de residencia, todos deseamos lo mejor para nuestros estudiantes. Todos anhelamos su éxito y, como profesores, queremos marcar una diferencia positiva en sus vidas.

Como anfitriones, nos sentimos profundamente orgullosos de los resultados obtenidos. Los profesores regresaron a sus escuelas e inmediatamente tuvieron un impacto positivo. Ellos ganaron varios concursos regionales y nacionales, recibieron ascensos profesionales y las calificaciones de sus estudiantes mejoraron sensiblemente. Sin duda, ellos estaban marcando la diferencia.

El mes pasado tuve la ocasión de visitar las Filipinas y quise restablecer el contacto con los integrantes del equipo de capacitación profesional. Pude visitar dos escuelas y comprobé personalmente el modo en que los profesores ponían en práctica lo aprendido. Vi a niñas llevar a cabo experimentos y explicar los resultados obtenidos y me emocionó ver tantos estudiantes interesados en adquirir conocimientos científicos. Recordé entonces mis conversaciones con los profesores, solo que esta vez no intercambiábamos ideas o comentarios abstractos, sino que observábamos hechos palpables.

Si la visita hubiera concluido entonces, ya hubiera merecido tanto el tiempo como el esfuerzo necesario para poner en marcha este equipo. Sin embargo, Manny Sy Peng, gobernador del Distrito 3770, organizó una reunión en la que participaron clubes de distintas ciudades para que pudiéramos conocer directamente las experiencias de los integrantes del equipo tras regresar de Estados Unidos. Ellos nos hablaron sobre el impacto que el viaje del equipo había tenido tanto en sus vidas profesionales como personales. Allí escuché comentarios como estos:

  • “Gracias gobernadora Terri Kidder por cambiar la vida de un humilde maestro”.
  • “Ahora tengo mucha más confianza en mí mismo. La aventura que emprendí con el equipo de capacitación profesional todavía no ha concluido”.
  • “Mi sueño es establecer un centro de recursos para los maestros de mi escuela”.
  • “Julia, nos pediste que volviéramos a nuestro país para marcar la diferencia en nuestras escuelas y comunidades, y eso es exactamente lo hemos hecho”.

No pude evitar que se me humedecieran los ojos. ¿Cuántas veces he pedido a los rotarios que “marcaran la diferencia”? Estos maestros tomaron en serio mi petición e hicieron justamente eso. El resultado me llena de orgullo no solo como docente, sino como rotaria.

El impacto fue exactamente el previsto por los líderes de Rotary cuando diseñaron el nuevo modelo de subvenciones. La idea era implementar proyectos que tuvieran un impacto a largo plazo, y los resultados estaban justo delante de mis ojos.

La maestra y astronauta estadounidense Christa McAuliffe dijo, “Enseño, y al hacerlo, cambio el futuro”. Este sentimiento era palpable en las aulas que visité y en las vidas de los cuatro maestros que participaron en este equipo de capacitación profesional.

Infórmate sobre cómo financiar un equipo de capacitación profesional mediante una Subvención Global de La Fundación Rotaria.

Anuncios

Salvamos niños en Etiopía

Por la Dra. Karin Davies, socia del Club Rotario Del Mar, California (Estados Unidos)

La Dra. Karin Davies (segunda desde la izquierda) y la Dra. Bromberger (segunda desde la derecha) entrenan a los participantes

La Dra. Karin Davies (segunda desde la izquierda) y la Dra. Bromberger (segunda desde la derecha) entrenan a los participantes

Durante una reciente visita a Etiopía, me sentí muy conectada con este hermoso país y su gente maravillosa. Ahora ya una pediatra jubilada, regresé al lugar de mi infancia y decidí aprovechar mi formación médica para ayudar a reducir, de cierta manera, el elevado índice de mortalidad neonatal que afecta al país.

Con el apoyo de mi colega Pat Bromberger, neonatóloga experta en programas de formación de docentes en reanimación neonatal en comunidades de bajos recursos, y el rotario Dr. Zemene Tigabu y sus compañeros de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud en la Gondar University, en la ciudad del mismo nombre, diseñamos un proyecto para un equipo de capacitación profesional (ECP) con el objeto de desarrollar un programa de formación en reanimación neonatal como parte del currículo de la universidad.

Tuve el privilegio de dirigir nuestro equipo de cinco integrantes: la Dra. Pat Bromberger, Elisa Imonte, enfermera de cuidados intensivos neonatales, Emilie Jean, terapeuta en respiración, y la rotaria Fary Moini, coordinadora de logística.

Instructores recién entrenados

Instructores recién entrenados

Durante nuestra visita de dos semanas en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Gondar University, nuestro equipo entrenó a 17 profesionales médicos (incluyendo pediatras, obstetras, médicos generalistas, parteras y enfermeras) como instructores de reanimación neonatal. El Programa de Reanimación Neonatal (PRN) se implementa bajo el patrocinio del Club Rotario Del Mar con el apoyo de otros clubes y distritos rotarios y una subvención de La Fundación Rotaria.

“Realmente funciona”, exclamó Kosi, residente de obstetricia de tercer año, quien acababa de asistir en el nacimiento de un bebé en presentación de nalgas por vía vaginal. El bebé estaba débil y no respiraba. Después de varios intentos fallidos para estimular la respiración del bebé, Kosi puso en práctica las técnicas aprendidas en las clases del PRN. Tras unos minutos de aplicar ventilación con presión positiva, el bebé comenzó a llorar. Y así se salvó una vida gracias a las técnicas aprendidas en el PNR. Fuimos testigos del poder de la formación profesional para mejorar la atención de la salud y lograr buenos resultados.

La rotaria Karin Davies maneja una situación clínica.

La rotaria Karin Davies maneja una situación clínica.

Haciendo de mentores, nuestro equipo trabajó con grupos de cuatro instructores que iban a dictar su primera clase del PRN a sus colegas. Los nuevos instructores, por su parte, capacitaron a 67 técnicos de PRN abarcando todas las disciplinas relacionadas con el cuidado del recién nacido. Se capacitaron en total a 84 profesionales de la salud como técnicos de PNR (16 pediatras, tres médicos generalistas, 23 obstetras, 20 parteras y 23 enfermeras).

Las clases generaron gran entusiasmo entre los instructores y alumnos, al punto que 10 participantes más llegaron inesperadamente para la última sesión de capacitación al enterarse del programa de boca de otros colegas. Por lo general, en Etiopía el entrenamiento médico consiste de charlas y ponencias. Saben mucho de teoría pero no tienen la oportunidad de poner en práctica lo aprendido con un buen equipo médico. Los instructores continuamente destacaron la importancia de las “prácticas”, mientras los alumnos manifestaron que, como resultado directo de esta formación, se sentían más seguros y competentes para salvarle la vida a un recién nacido.

La Dra. Bromberger, directora del curso, demostrando técnicas de reanimación a enfermeras.

La Dra. Bromberger, directora del curso, demostrando técnicas de reanimación a enfermeras.

Gracias a la subvención de La Fundación Rotaria y nuestros socios en Rotary, los instructores del PRN de Gondar cuentan ahora con el equipo, los materiales didácticos y el apoyo necesarios para continuar con este programa para así capacitar a todos los proveedores de servicios de salud y estudiantes. Nuestro objetivo fue establecer un programa de entrenamiento autosostenible en reanimación y cuidados post reanimación en la Facultad de Medicina y Ciencias de la salud. Nuestros instructores capacitados son ahora los expertos locales.

Tenemos pensado regresar en octubre de 2015, con un segundo ECP para entrenar a otro grupo más de médicos y enfermeras en cuidados post reanimación en recién nacidos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.