Cómo mejorar la educación básica en escuelas de bajos ingresos

1.jpg

Por Octavio Jarrin R., socio del Club Rotario de La Puntilla, Ecuador y Keith E. Axtell, socio del Club Rotario Marin Evening, Estados Unidos.

Una evaluación de los profesores de matemáticas en Ecuador mostró que recibieron poca capacitación en la preparación de contenidos y técnicas de enseñanza. Esto resultó en profesores con poca motivación y entusiasmo al preparar y enseñar sus clases. Además, algunos maestros no tienen habilidades para manejar grupos grandes de estudiantes (40-50 por aula). En Guayaquil, hay muchas áreas urbanas con escasos recursos en términos de instalaciones y equipos que pueden manejar grandes grupos de estudiantes.

Con el fin de promover un ambiente más favorable para el aprendizaje de las ciencias y las matemáticas, una organización local, la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL), diseñó un programa llamado “Semillero de Futuros Científicos e Ingenieros: Transformando la Educación Básica de las Escuelas de Bajos Ingresos” que, con el aval y apoyo del Club Rotario de La Puntilla, ha capacitado a 120 docentes de 29 unidades educativas ubicadas en Monte Sinaí, una zona de bajos ingresos de Guayaquil, Ecuador.

El programa piloto se llevó a cabo de octubre de 2018 a julio de 2019 con el objetivo de proporcionar a los profesores la oportunidad de aprender herramientas educativas. El piloto consistió en un entrenamiento de juego experimental en los siguientes temas: Matemáticas A (desarrollo del pensamiento inductivo), Matemáticas B (desarrollo del pensamiento deductivo), física, química, biología y lenguaje. Los maestros aprendieron a crear un ambiente en el que se alienta a los jóvenes a aprender de sus errores, hacer preguntas y pensar de manera innovadora. Los profesores aprendieron técnicas para introducir y animar a los estudiantes a seguir carreras en ciencias, ingeniería y tecnología informática, que son escasas en Ecuador.

Uno de los factores clave para el éxito de este programa fue el proceso de selección de los profesores participantes. En las entrevistas personales, la variable más importante a tener en cuenta fue el interés del profesor por el desarrollo y el bienestar de sus alumnos. Como un indicador temprano de progreso, los maestros participantes comenzaron a enviarnos fotos de cómo estaban implementando lo que habían aprendido justo después de nuestra primera capacitación. Los rostros comprometidos de los estudiantes, iluminados de felicidad y alegría, animaron a los profesores a cuestionar sus técnicas de enseñanza anteriores.

De los 125 profesores que comenzaron el programa, 115 lo terminaron. El 82% de los profesores participantes presentaron mejoras en sus prácticas de enseñanza. Muchos profesores entusiastas han establecido un día semanal para experimentos, otros han comprendido la necesidad de una educación continua a lo largo de toda la vida.

En un discurso de clausura, un profesor comentó que las sesiones les habían llevado a reconocer que a menudo habían preferido la certeza en lugar de explorar nuevas ideas, y que este curso, en lugar de darles la oportunidad de aprender una nueva técnica de enseñanza o estrategia de trabajo, les había dado una nueva mentalidad para abordar su compromiso con el desarrollo profesional.

Contáctanos para aprender más sobre este programa y cómo puedes hacer algo similar en tu comunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s