Educadora de por vida

thumbnail (2)

Fotografía: Monika Lozinska

Ella Phillips Lacey, socia del Club Rotario de Carbondale, Illinois (EE.UU.), tal como lo contó a Jenny Llakmani.

“Durante 22 años fui profesora de la Facultad de Medicina de la Southern Illinois University. Cuento con un doctorado en Educación para la Salud. A finales de 1994 me jubilé y me uní al Cuerpo de Paz y esa fue una experiencia transformadora. Creo que es una gran oportunidad para personas jubiladas. Cuando trabajas en culturas tan diferentes a la tuya, como la cultura de Malawi es de la mía, es fantástico contar con experiencias vitales. A veces, cuando salimos de la universidad, pensamos que ya sabemos todo lo que se necesita saber.

“La gente de Malawi es gente cálida y amistosa, pero es un país que la ONU califica como el segundo o tercero más pobre del mundo. Allí en todo momento sabes que eres necesario. Todos los días. Por tanto, la idea era identificar el área en la que yo podría ofrecer un mayor beneficio. El hecho de que yo fuera una voluntaria mayor, con credenciales y educación me ayudó mucho.

“Malawi siente un gran respeto por sus mayores, pero eso a veces eso representa un problema. Celebré mi 55 cumpleaños mi primer día en suelo africano. En sus mentes, yo debería estar de vuelta en mi aldea cuidando a mis nietos. A menudo tenía que probarme a mí misma, en las actividades físicas más que nada, como cuando había un largo camino por recorrer o algo pesado que cargar. Sin embargo, nunca cuestionaron mi juicio.

“Tras mi experiencia en el Cuerpo de paz, trabajé varios años como funcionaria de vigilancia epidemiológica contra la polio con UNICEF y la Organización Mundial de la Salud. La única manera de detectar la presencia de la polio es encontrar el poliovirus salvaje en muestras de heces. Muchos profesionales médicos no confiaban en el sistema porque no se ajustaba al modo en que ellos habían estudiado medicina. Mi papel consistía en informarlos sobre el sistema de presentación de informes. Algunos profesionales decían: “No tenemos polio, así que no tenemos que llenar un informe”. Mi responsabilidad era conseguir que completaran sistemáticamente los procedimientos que debían llevar a cabo. Parece sencillo, pero es muy importante.

Me afilié a Rotary en 1999. Fui seleccionada para participar en un intercambio en Veracruz (México) y asistí a 23 reuniones de club en 30 días. Después de esa experiencia quedé convencida. He asistido a casi todas las convenciones desde la celebrada en Chicago. Asistes, te encuentras con otros rotarios y renuevas tus baterías para volver con pasión a tus proyectos de servicio”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s